<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4146948\x26blogName\x3dPorquer%C3%ADa\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://fadanelli.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://fadanelli.blogspot.com/\x26vt\x3d-5998034878936434930', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Porquería

un blog de Guillermo Fadanelli

Tacaños

Si el dinero marcha hacia el norte yo camino hacia el sur y si va hacia oriente me toma caminando en sentido contrario. Nada más no coincidimos. La cuestión es que mi sentido económico es tan torpe como el avestruz que quiere levantar el vuelo. La verdad es que no le encuentro gracia a acumular bienes y siempre que puedo reparto todo lo que me cae en las manos. Es un defecto personal y espero que mis amigos se enemisten conmigo antes de morirme porque en caso contrario les tocará pagar mi ataúd. En fin, quienes no poseen nada se pueden dar el lujo de ser generosos.
Esto de vivir con lo más mínimo es una obsesión que me acosa desde siempre. Como no tengo talento para ganar más de la cuenta entonces me invento una filosofía de acuerdo con mi condición. La tacañería es uno de los defectos más odiosos de las personas porque tarde o temprano termina contaminando todos sus actos. Los gestos de estreñimiento que los tacaños hacen a la hora de pagar la cuenta muestran que se les ha podrido el alma. Todo el placer que provoca una buena conversación se va a la coladera justo en ese momento. La simpatía se corrompe cuando el que tiene dinero se muestra reacio a ser generoso. Y, sin embargo, qué ingenuidad pensar que puede ser de otra manera.

Los argumentos que usan los tacaños para escatimar su dinero suelen ser patéticos y desmesurados. No me imagino a qué clase de felicidad se hallan condenados si su roñería les impide caminar en el mundo con ligereza. El malestar que me provoca su presencia crece con los días y en mi personal bitácora de valores la tacañería se halla en el mismo nivel que la deslealtad. Aún así me gustaría hacer una excepción con la gente pobre. No sé si existan tacaños pobres, pero en caso de que así sea están perdonados de antemano. Tienen derecho a defender con los dientes lo poco que tienen y cicatear para ellos es más bien un acto de desesperación.

Los codos son tan viles que pueden compartir una mesa con personas pobres y comer y beber opíparamente sin ningún remordimiento, cada moneda invertida en su satisfacción les provoca un dolor placentero, una felicidad incompleta y áspera. El tacaño visita poco el excusado e incluso esos momentos de liberación le causan un inmenso desasosiego. Su estómago es una caja fuerte y sus intestinos son estrechos y congestionados. Es un sistema cerrado perfecto: todo va hacia sí mismo. El tacaño del alma transmite un sentimiento de miseria que incluso poco tiene que ver con lo económico, es más una sensación de desaliento y asco al mismo tiempo. La vida para estos seres no es derrochar, sino acumular: pelea más que perdida cuando llega la muerte.

Que una persona pueda meter en su cuenta de banco miles de millones de pesos de manera legal no es digno de admiración, sino sólo una muestra de que las leyes están mal hechas. Lo que sería motivo de admiración es que devolvieran ese dinero, pero el millonario es tacaño por constitución y sus acciones filantrópicas no son más que cortinas de humo para disimular su inmenso botín. En su particular sistema decimal la generosidad, la mesura y el saber vivir en común están desterrados. Es éste un caso especial de tacañería por omisión. Que admiremos a una persona porque aparece en una lista de millonarios importantes es un símbolo de primitivismo y en lo personal me causa desconsuelo y un enorme desaliento.

El caso ridículo está representado por el tacaño que se convence a sí mismo de que no lo es. Se ha acostumbrado a su parquedad y posee extrañas concepciones de justicia. Está en guerra contra los otros porque ve en ellos enemigos potenciales, ladrones, vividores, ratas que roerán su estómago (su bóveda bancaria) y lo dejarán desnudo. Es curioso que se use el término disparar como sinónimo de invitar. Cuando el tacaño dispara, en realidad quiere asesinar a su invitado. Uno de los escritores más derrochadores y generosos que han existido nunca, Joseph Roth, bromeaba cuando la gente le preguntaba por qué razón se había convertido al catolicismo siendo un viejo. Decía que su decisión era parte de una estrategia: prefería que con su muerte fueran los católicos y no los judíos quienes perdieran a un adepto. Y así fue.
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

10:50 a. m.

Yo lo conocí gracias a este programa. Siempre he tenido la idea de que el lugar más inadecuado en el que puede estar un escritor es en la televisión. Sin embargo, cuando des vez en vez uno se topa con alguien que hasta en el menor movimiento corporal expresa su desencanto por estar ahí la cosa cambia diametralmente.

Lo mejor fue cuando una de las conductoras le dijo que "nunca más quisiera volver a leer una de sus novelas". Es el mejor cumplido que le pueden hacer a uno.

Sobra decir que en lo admiro como escritor.    



4:58 a. m.

Pues tien razón mr. Fadanelli, en cuanto a lo que los pobres y buen monto de tales se han de acercar a sus obras, por tanto hay una diferenciación de pobres, estan como ud, dijo los que desesperadamente defienden sus logros y los que por otras circunstancias llano, no la hacen ni a eso. por tal, me gusto en termometricas medidas su relato, espero y en su agenda tenga provisto una pedita con algunos de sus lectores dispersos del norti del pais    



11:09 p. m.

Esperando visite el blog herikh.blogspot.com
Me encantaría escribir en Moho, aunque sea en línea, sé que está de más venderse y alabra, pero siempre existe un fogueo con los grandes. Lo conocí gracias a Fernando H. Urías    



12:06 a. m.

Este comentario ha sido eliminado por el autor.    



10:18 p. m.

Guillermo Fadanelli, en verdad que me encantan tus textos son casi perfectos el casi es por que la perfeccion realmente no existe.
Seria uno de mis mejores dias si algun dia pudiera conocerte o estar presente en alguna conferencia a la que seas invitado ojala y visites prontito san luis potosi.    



9:27 p. m.

tiene dos semanas que empece a rondar por tus escritos, algunos me parecen absurdos, otros ingenuos, brilantes, no tan amables; pero sobre todo me doy cuenta de que estan llenos de "razón" que me parece que es la única herramienta que tiene el ser humano para darse cuenta que el enagenarse con la material puede volver -lo- un objeto y no un ser pensante! bravo por no escatimar ni un solo centavos y mucho menos palabras, al final no tendremos nada! Atte. L.A.    



9:32 p. m.

tiene dos semanas que empece a rondar por tus escritos, algunos me parecen absurdos, otros ingenuos, brilantes, no tan amables; -por que tendrian que serlo- pero sobre todo me doy cuenta de que estan llenos de "razón" que me parece que es la única herramienta que tiene el ser humano para darse cuenta que el enagenarse con la material puede volver -lo- un objeto y no un ser pensante! bravo por no escatimar centavos y palabras, al final no tendremos nada! Atte. L.A.    



4:59 a. m.

Lo que sucede es que un verdadero escritor vive y muere con un: “tenia razón” -en el bolsillo-, mientras que un novelista vive entusiasmado vendiendo cada sarta de fantasías. Además que ser tacaño para muchos es solo una postura, mientras que el jodido lo ve como una injuria, una falta a los valores de la miseria. Ese es el problema cuando la necesidad y la abundancia no coinciden. El escritor se vuelve un gorgojo que en su interior quiere –ambiciosamente- que le aplaudan lo que afirma, incluso sus más profundas dudas, y peor aún, anhela con encantador desprecio a un mecenas que le financie su majestuosa obra, que sin duda alguna se titula “la holgazanería de decir razones”, solo un tacaño puede tener el privilegio de vivir feliz en el acto incomprensible de dar en abundancia las razones que el jodido quiere oír en la desgracia de su tristeza.    



10:31 p. m.

Oyee, neta, la raza de mis rumbos es bien humilde y simpre te invitan de su taco, unas chelas o lo que tengan a la mano; mis cuates de la escuela siempre andan buscando hacer la vaca para todo o se hacen los occisos a la hora de la cuenta.

Por eso me caen bien los pobresitos pobresitos.    



3:29 a. m.

En efectivamente -como decía Blue Demon-,el tacaño y el escritor de relatos se necesitan como el motor de un vehículo a su tanque de gasolina...

El tacaño tendrá siempre para comprar un libro, solo es cuestión de persuadirlo.

Coincido con el comentario de Héctor Manuel. ¿Héctor, tiene usted algo escrito o publicado?    



9:51 p. m.

Yo te empecé a leer en los noventas en moho y siempre me he identificado tremendamente con tu estilo de escritura, gracias a ti me interesé en la literatura norteamericana y le entré a la facultad de filosofía nadamás para mentarle la madre al sistema, cosa que hice con agrado y éxito. Ojalá volvieras a hacer una revista o algún colectivo para publicar, ahora sólo hago traducción y sarcasmo satírico bajo pedido, sería un placer publicar contigo, eres único, no sabía que tuvieras un blog.    



10:56 a. m.

Acabo de descubrir tus novelas hace apenas unos minutos. Escapando del calor exterior y recorriendo a paso rápido el lomo de los libros apilados en una librería de Buenos Aires, me topé con "Compraré un rifle". Lo curioso del caso es que he pasado esta misma mañana tratando de justificar con palabras una idea que me ronda hace meses en la cabeza: comprar un rifle.
Idfea descabellada sobre todo para quien habita una ciudad sobrepoblada como esta. Hacerlo no sería más que abrir la puerta a la tragedia.
Sumergido en este delirio provocado por el cóctel de vejez + rutina + calor tropical, fué imposible no detenerme y leer algún cuento y luego algunos párrafos de tus novelas. Cuando leí el comienzo de "Lodo" me reí mucho. Muchísimo. Y eso es algo que me sucedió con muy pocos autores.
Me llevo un puñado de tus libros para leerlos durante dos semanas de estadía en el medio de la pampa argentina. Quisiera agradecerte por anticipado los buenos momentos que sin dudas pasaré con tus personajes.    



9:40 p. m.

Una amiga me mencionó tu nombre y después dijo que me gustarían tus relatos.

¿Con cuál debo empezar?

Lectores dejen sugerencias por favor.    



11:29 p. m.

Guillermo:

Gracias por ayudarme a conocer un poco de la vida a través de tus palabras.

Atte. Ule    



11:31 p. m.

Por cierto, les recomiendo "Lodo".    



10:19 p. m.

Unicamente lisonjerias y lamidas de culo leo en este blog. Ahí sentadito frente a la camara, escupiendo fanfarronerias a todos los pobres televidentes.
¡Basta, que pose!    



4:25 p. m.

¬¬    



6:00 p. m.

Sr. Fadanelli,
Acabo de leer un articulo suyo con titulo Las tres plagas, en uno de los parrafos escribe usted "Los monopolios de tv no tienen derecho a una señal abierta en tanto sigan divulgando basura con una poblacion inocente a la que el estado no ha podido dotar de una buena educación básica. Y yo diria , a la que el estado NO HA QUERIDO dotar.....
El verdadero problema está en la base, y la base de un pueblo es su educación, si la educación es buena no se engaña tan facilmente al pueblo.
En las escuelas primarias que veo a mi alrededor, los niños tienen 3h30 de clase diarias de las cuales hay que descontar el tiempo para la gimnasia y para tomar el almuerzo, osea , el recreo. Aparte de ello muchos maestros que conozco personalmente no estan capacitados para enseñar. Estoy convencida que esta situación es voluntad del gobierno que no esta precisamente por la labor de cambiar lo que hay.
Le felicito por este articulo que menciono, es la primera vez que lo leo a usted, y ojalá muchos periodistas o escritores tubiesen el valor que usted y fueran leidos por todos los Méxicanos, las cosas cambiarían , no lo dudo.    



12:05 a. m.

No creo en la posibilidad de que exista un pobre tacaño o mejor dicho, un tacaño pobre... viví algunos años en el estado de guerrero, en una "ciudad" llamada Atoyac de Alvarez, tube la oportunidad de ir a la sierra de este poblado y pude ver que la gente, sosteniendo un plato de frijoles y algunas tortillas echas a mano, retiraba la comida de sus manos y tomando cualquier otra cosa como contenedor, nos ofresian de su comida sin importarles que no se alimentaran bien (solo puedo hablar de lo que he visto y he vivido).    



12:00 a. m.

Encuentro tu necesidad de manifestar aquello que es obvio, de platicar a la gente lo que pasa entre la gente, pero el sentido que le doy al blogging es muy personal, si lo que escribo no tiene que ver conmigo no lo publico.

En el manejo del dinero y del patrimonio ajeno prefiero ser muy respetuoso porque no todo el mundo fué educado de la misma manera, si encuentro gente mal administrada sólo la veo equivocada pero lo que me preocuparía sería no encontrarles una solución a su problema económico.

El convertido del final de la historia en realidad se mintió a si mismo, nunca en vida perteneció a la Iglesia y quizá sólo evitó el judaísmo.    



2:42 p. m.

Sí, sí, sí, dices a medida que la entrevistadora te va haciendo la pregunta. Sí, sí, sí, y yo pienso o este un tipo muy positivo o un idiota. La respuesta no me solucionó la duda.    



1:22 p. m.

Que la tacañería siempre ha existido, que ni qué, y que recientemente, de unos siglos para acá, se convirtió en la nueva religión de la gente más rica de este mundo, ni qué decir. El problema, como siempre, es que somos espejos y nos reflejamos, no tenemos nada más que hacer en este mundo, y por eso mientras se nos da -no me refiero a un dador, sino a una situación dada- esto de la vida, buscamos alguna pista a través del otro que nos pueda hacer sentir conformes con lo que somos y podemos ser. Y si somos únicamente lo que entre todos y todas decimos que somos, pues qué mejor que digan de nosotros o nosotras que somos los más ricos o los más poderosos. Es una visión simplista de lo que somos y podemos ser, pero creo que la idea de ser por el poder y no la de poder ser es la que se ha arraigado, entre otras múltiples causalidades que no vamos a ennumerar porque ni es el espacio (ya de por si invadido de mi parte) ni las conozco a cienica o religión cierta. Este blog me lo recomendó un amigo del trabajo. Seguiré leyendo lo anterior Fadenelli, me gustó tu desentrañamiento de la tacañería.
Saludos.    



6:54 p. m.

que tal fandanelli, mi nombre es josé francisco gómez, y yo soy tacaño con los acentos... jaja no ya en serio, me encanta su forma de escribir y me gustaria saber si podria contar con algun texto inedito de su autoria para la revista Notas Dispersas, revista literaria de expresion libre.

le ruego se ponga en contacto a mi mail nihil.paco@gmail.com o directamente con la revista notasdispersas.editorial@gmail.com para saber su respuesta. ojala podamos llegar a un acuerdo gracias por su tiempo    



7:00 p. m.

por cierto se me olvido dejar el blog de la reva http://revistanotasdispersas.blogspot.com/ cualquier informacion la puedes encontrarm ahi, esperamos contar con tu apoyo    



4:24 a. m.

Los avaros temen al dinero, no le tienen respeto. JJ.Solana

Un placer leerle.

www.jorgesolana.blogspot.com    



11:17 a. m.

Mi querido Guillermo firmes.. como que de cadete a escritor, lo dude pero al verte en una entrevista y detectar tu oreja desencuadrada como le decíamos ya estuve seguro,Soy Humberto Granados alias el "cubano" jefe del apando de ese entonces,ahora de oficio soy psicoanalista entre otros, bueno secuelas de nuestra efímera vida militar este es mi correo hgranadosc@yahoo.com.mx mandame tu teléfono para contactarte y así poder recordar viejos tiempos y construir el nuevo. Ahora rádico en Tampico..saludos    



10:36 p. m.

solo leerlo, nos hace entrar en su juego. Yo me manejo con cierta desesperación, por mi situacion economica, realmente no tiene otro sentido mi comentario, ke el deseo de ser leido por el personaje ke se elogia sin cesar en este espacio, fadanelli es una mera mascara para captar incautos (como yo, un joven pendejo y vanidoso), nada ke pudiese interesarle a "fadanelli", un ocio infertil ke leo en mi, hace mas engorroso esto ke hago. gastar 5 pesos en un cafe internet es una gran pendejada, pero no tengo mas ke pendejadas en mi cabeza, a fadanelli lo conoci en el cch, en una conferencia y admire su vileza, ke tan ligeramente se mezcla entre la mierda de la ciudad.    



10:27 a. m.

señor, no se como pudo pasar tiempo antes de saber de sus escrituras, ahora se lo que es no leerlo, gracias a que pude leerlo, decir que se puede vivir sin consumir tanto, es un alivio    



6:57 p. m.

En verdad, leer tus libros hace que la razon y la inteligencia se despierten de su letargo. Felicidades Maestro!    



6:59 p. m.

En verdad. leer tus libros hacen que la razon y la inteligencia se despierten de su letargo.
Felicidades Maestro !    



7:00 p. m.

En verdad, leer tus libros, hace que la razon y la inteligencia se despierten de su letargo.
Felicidades Maestro!    



9:41 p. m.

en realidad los pobres no somos tacaños por falta de dinero    



9:46 p. m.

los pobres no somos tacaños por pobres    



7:53 a. m.

Gracias por despertarme.    



» Publicar un comentario